No se parecen en nada

PiperJohn Piper.

Famoso pastor estadounidense.

Confieso que solo lo he visto una vez predicando. Sin embargo, esto es lo que pude ver:

Teólogo. Gran conocimiento de las escrituras. Le gusta adentrarse en las profundidades bíblicas hasta el punto en que solo puedas salir con un submarino.

Maneja el griego y el hebreo. De lejos se ve que es un gran lector.

Generalmente, usa traje de corbata y tiene la apariencia de ser muy conservador.

maxresdefaultJudah Smith.

Famoso pastor estadounidense.

Confieso que solo lo he visto una vez predicando. Sin embargo, esto es lo que pude ver:

Se viste de forma extravagante. Le encanta relacionarse con la gente, en especial con los jóvenes.

Es muy chistoso y usa 0% de griego y hebreo.

Abiertamente confesó que ha leído como 5 libros.

Habla de las verdades bíblicas con naturalidad y mucha franqueza.

En su vida habrá visto un traje de corbata.


No escucho con regularidad a ninguno de los dos, pero hablo de ellos porque el pastor Judah Smith dijo en una oportunidad que John Piper había impactado muchísimo su vida y que era una inspiración para él.

En ese momento, paré el video para tratar de digerir lo que acaba de escuchar.

¿Qué?

¡Ellos son como agua y aceite! No se parecen en nada.

¡En nada!

Cuando una persona admira a otra quiere parecerse a ella, ¿no?

Pues, todo indica que no.

Ellos dos son el mejor ejemplo de eso para mí ahora.

John Piper inspira a Judah Smith.

Sin embargo, Judah Smith no quiere ser John Piper.

Judah Smith quiere ser Judah Smith.

Y eso está bien.

Hay personas que se sienten identificadas más con uno que con el otro y juntos alcanzan más gente; pero, si el pastor Smith hubiese decidido copiar al pastor Piper, no estaría causando el impacto que Dios le ha concedido en la juventud estadounidense.

Así que puedes aprender mucho de alguien, admirar cómo se desenvuelve cierta persona, pero no por eso dejar de ser quien tú eres.

Cada uno de nosotros se debe a sí mismo vivir al máximo la personalidad, el talento y el carácter únicos que le fueron entregaron.

En mi caso, por ejemplo, no es un secreto que admiro muchísimo al Pastor Andy Stanley, me gusta muchísimo cómo comunica las verdades que Dios le ha dado y confieso que durante algún tiempo quise con todas mis fuerzas predicar como él.

Hasta que un día asumí que no puedo… y luego entendí que la verdad no quiero.

No quiero ser como él. Quiero ser como yo.

Me niego a que se pierda lo que Dios ha depositado en mí.

Me gustaría saber qué pudo haber hecho Él con los recursos que me entregó; estoy segura de que a ti te pasa igual.

El mejor regalo que le puedes dar al mundo y a ti mismo es ser quien tú eres.

Corre tu propia carrera. Asume tus propios retos y asómbrate con los resultados.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s