El problema del dolor

“Ese es el problema con el dolor… demanda que lo sientas” 

Bajo la misma estrella

El dolor.

Nada hace que las personas cuestionen más la existencia de Dios. 

Cuando sientes que se te desgarra el alma de tanto sufrir, el Anciano de Días parece completamente ausente.

“Tienes que admitir, Dios”, le dije una vez, “que pareces indiferente. No digo que no te importe… pero así se siente”.

Se siente cuando perdemos a un ser querido.

Se siente cuando la enfermedad se prolonga por meses.

Se siente cuando nos cansamos de llorar por lo mismo.

Quizás reconocemos que no es así, pero en el interior nos da la impresión de que no le importa a Dios.

“Si Él quisiera ayudarme, si Él me amara, esto no me estaría pasando”, argumenta el corazón.

El mundo no es un fábrica de cumplir deseos, afirma John Green; y tarde o temprano, todos estamos de acuerdo.

“Dios quiere que aprendas una lección”

“Esto te hará más fuerte”

“Esto es una prueba”

Paños de agua tibia que aplica la gente solo para no tener que lidiar con lo irremediable: no hay explicación.

Simplemente un Padre Celestial bueno y una situación tan horrible como esta no concuerdan. 

Dale todas las vueltas posibles, cita todos los versos que quieras, pero no se justifica. Mi corazón nunca lo va a entender.

Sin embargo, esta es la noticia: Dios, el Todopoderoso, cuyo legendario amor por la humanidad ha sido predicado por generaciones, no está en el negocio de justificarse a sí mismo.

¿Por qué estás atravesando este trago amargo?

No sé.

Me gustaría que cuando una persona desesperada, molesta con Dios, llena de rencor, me presentara su problema, yo le pudiera decir:

“Esta es la razón perfectamente lógica por la cual te está pasando eso”.

Pero, a veces no es el caso. A veces no hay explicaciones. A veces la conclusión más lógica es que a Dios seguramente no le interesa, o peor, Dios ni siquiera está ahí.

Así se siente. Lo entiendo porque yo he estado ahí: con lágrimas corriendo por las mejillas, confundida, sintiéndome terrible.

Por esa razón, no quiero ofrecerte una solución simple o un post que pretenda acabar con todas tus preguntas. No existe tal post en el mundo.

No obstante, quiero que sepas esto:

Sin importar cómo se vea esta situación, alejarte de Dios solo lo hará peor. 

Él es la fuente de toda fuerza y todo consuelo. Si decides darle la espalda ahora porque no entiendes lo que sucede, te estás haciendo la vida mucho más miserable. 

No te estoy hablando de las razones para tu situación. No las conozco; pero, Dios te está ofreciendo algo mejor que respuestas: Su presencia, Su amor, Su descanso.

Deja de correr en la dirección opuesta. Solamente Él entiende exactamente cómo te sientes y tiene el poder para darte paz en un tiempo tan difícil.

Así es. Lo entiendo porque yo he estado ahí también: al final de mi cuerda, con mis manos alzadas, bastándome Su gracia.

El dolor.

Nada hace que las personas confirmen más la existencia de Dios… cuando se acercan a Él.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s