No sé, no estoy segura

Más o menos a mediados de este año leí “English Lessons” (Lecciones inglesas), de la autora Andrea Lucado *cofcof*hijadeMaxLucado*cofcof*.

Andrea LucadoEn este libro, Andrea nos cuenta su peregrinar en la fe cristiana durante el año que estudió en Oxford (en Inglaterra). Las convicciones que había heredado de sus padres fueron puestas a prueba como nunca antes y tuvo que cuestionarse si acaso ella creía por sí misma o no.

En esta época, conoce a un chico al que llama Jisu con quien desarrolla conexión casi inmediata; por como relata la historia, todo parece indicar que a ella le gusta, al menos un poco.

En muchas de las historias que relata en su libro, Jisu está presente al punto de que no puedes evitar tenerle cariño a este personaje. Mientras leía sabía que Andrea Lucado no tiene novio ni está casada actualmente, así que realmente me preocupaba el desenlace de ellos dos.

Cerca del final de su estadía en Londres, Andrea y Jisu tienen una conversación cerca del Río Tames, porque había llegado el momento de definir su situación: estaban pasando cada vez más tiempo juntos y sus familiares/amigos comenzaban a preguntarles por su verdadero estatus sentimental.

Para mí, Jisu tenía muy bien definidos sus sentimientos y quería una relación con Andrea, pero ella no estaba tan clara.

En esa conversación clave, ella le dijo algo más o menos algo así: “No estoy segura, ¿está bien si no estoy segura?”.

Y él (tan bello) le respondió que sí. “Sí, puedes no estar segura”.

¡Tan lindo! ¡Tan “te-entiendo-todo-y-te-respeto”!

Entonces, se separaron. Siguieron siendo amigos, pero acordaron casi sin palabras que las cosas no podían permanecer igual y que debían distanciarse.

Básicamente, lo traduje de esta manera: “Si no estaba segura de que debían estar juntos, lo mejor era que no lo estuvieran”; y se alejaron, a pesar de que probablemente ella tuviera la duda en su corazón de si acaso estaba dejando ir al amor de su vida.

Debo admitir que me decepcionó un poco este final. No entendí mucho a Andrea y como lectora sufrí por la indecisión que causó la ruptura de que lo que, para mí, pudo haber sido una linda historia de amor.

Sin embargo, ¿no es genial cómo Jisu le dio la libertad de decir “no sé”, “no estoy segura”?

¡Es increíble!

Hay épocas en la vida cuando tenemos más preguntas que respuestas. Damos pasos en fe no sabiendo bien si estamos en la dirección que Dios ha dispuesto para nosotros. A veces, todo lo que alguna vez pareció claro, ya no lo es tanto.

Sin embargo, las personas a nuestro alrededor esperan montañas de certeza de nuestra parte:

“¿Quieres irte?” | ¿Adónde quieres irte?” | “¿Quieres trabajar allí?”.
“¿Qué vas a hacer?” | “¿Crees que va a funcionar?” | “¿Dios te apoya en esto?”

No pretendo que todos me den espacio para dudar; pero sí quiero ser la clase de persona que le pueda decir a otro: “Está bien si no estás seguro, me pasa todo el tiempo”.

Realmente pienso que así ayudo a que los demás respiren más ligero. Nadie tiene la vida tan resuelta como parece. Todos nos cuestionamos y necesitamos que alguien nos diga: “Puede ser que no estés seguro”.

Obviamente, no es sabio quedarnos sembrados en Valle de la Indecisión, pero no hace daño reconocer delante de otros que lo hemos visitado en más de una ocasión.

“No sé”, “no estoy seguro” no son las respuestas que los demás esperan; sin embargo, por un tiempo, quizás sea toda la respuesta que alguien nos puede ofrecer hasta que Dios le conceda entender con claridad su sendero; y en ese proceso, no cae nada mal tener un amigo que entienda. Estoy tratando de creer que esa amiga puedo ser yo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s