Como el aire que respiro

Como nunca antes en la vida, he estado aprendiendo mucho a descansar en Dios con el tema del dinero.

En general, es muy difícil tomar la decisión de seguir a Jesús, llamarlo “Señor”, y no escuchar lo que tiene que decir acerca de cómo manejar tus finanzas.

Cuando Jesús es tu Dios, se convierte en el Dios de tu dinero también. Honestamente, aun cuando no siempre ha sido agradable obedecerlo en este aspecto, no podría decir que me arrepiento de hacerlo.

De Dios he aprendido a no dejar que el dinero controle mi vida. De hecho, desde que tengo 14 años, he sabido que una parte de lo que gano es una ofrenda al Señor, y que, incluso después de ofrendar, Dios puede poner en mi corazón dar a otra persona.

No soy la mejor en esto, pero sé que, sin importar la circunstancia, lo mejor para mí siempre será no aferrarme a lo que tengo, porque Dios puede pedir cuanto quiera cuando quiera, las veces que quiera.

Gracias a Su instrucción y al ejemplo de otros, he crecido de tal manera que el dinero no ha sido mi Dios, y estoy infinitamente agradecida por eso. Especialmente porque, a cambio, Él me ha dado mucho más de lo que yo habría podido acumular por mí misma.

Por ejemplo, por mi cuenta, jamás habría podido reunir lo necesario para venir a Dallas y estudiar aquí. Él siempre ha provisto. Siempre.

Sin embargo, desde que estoy aquí, he tenido varios episodios de completa desconfianza. A veces, en medio de mucha incertidumbre, he dudado de si estoy haciendo bien las cosas, de si acaso me faltará el pan de mañana. He temido no tener suficiente para terminar mi programa en el seminario.

Recuerdo que, en una de esas crisis, oré al respecto sentada frente a la ventana de mi cuarto aquí en Dallas. Oraba y lloraba mucho.

Estaba un poco (bastante) asustada por lo que el futuro podría traer.

Entonces, el Señor puso una verdad en mi corazón que no había considerado antes.

De pronto, pensé en el aire que respiro. Por primera vez consideré que el aire que me mantiene viva, Dios me lo da incluso sin que yo lo pida. Lo más básico y lo más importante para mi existencia, no puedo conseguirlo por mí misma.

Dejé de llorar.

Porque es como si hubiese dicho: “Yo te doy todo, incluso lo que no se puede comprar”. Lo mismo aplica para creyentes y no creyentes. Nadie puede comprar aire para respirar, necesitamos que Dios lo provea. En realidad, Él es quien nos da todas las cosas.

Por tanto, no tengo que preocuparme por el mañana. No significa que nunca lo hago, pero gracias a Él tengo momentos en los que recuerdo que Él todo me lo da.

Incluso lo que puedo acumular con mi trabajo, viene porque Él me da la fuerza y las oportunidades para hacerlo.

Así como me da el aire que respiro, me da y me dará todo lo demás, porque todo procede de Su mano.

Entonces, entiendo que puedo descansar porque “el Señor es mi pastor, nada me faltará”.

Natacha Ramos

8 Replies to “Como el aire que respiro”

  1. Alabado sea DIOS….gracias mi Naty hermosa..me es de total bendición cada post que escribes… me fortalece me anima…me recuerda que no estoy sola…que aunque no lo sienta EL SEÑOR está de nuestro lado… gloria a DIOS!!! Te bendigo

    Liked by 1 person

  2. ¡Cuánta razón tienes Natacha! nuestro Dios es quien todo nos provee, y a pesar de que mi esposo está actualmente sin un empleo, sin embargo nada me deja faltar el Señor….además el atiende mis oraciones….y siento que la oración tiene un poder especial. Recibe mi saludo desde Lima Perú.

    Liked by 1 person

  3. Siii es cierto! nos preocupamos por tanto y todo procede de su mano.. cuan difícil es entenderlo! Gracias Nata por recordarnos que todo lo que hemos tenido, ha sido gracias a él ♥ Excelente me encanto!!

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s