Me creí fuerte

Recuerdo cuando llegué a Jesús la primera vez. Confundida. Dudosa. Necesitada. Completamente dependiente de Él para creer en Su palabra. Totalmente perdida a menos que me sostuviera. Sentía que me hundía. Sin embargo, con el tiempo, fui ganando fuerzas en Él. Poco a poco. Un día a la vez. Venciendo gigantes con cada paso hasta …