El problema del sexo casual

Lo aprendí de Jane Eyre, una novela hermosísima y muy adelantada a su época en la que la protagonista, Jane, acepta trabajar en la casa Mr. Rochester como la institutriz de su protegida, Adèle Varens. Poco a poco, casi sin darse cuenta, Mr. Rochester se enamora perdidamente de Jane, y esta de él, al punto …